The Origin of Wealth

Título: The Origin of Wealth: The Radical Remaking of Economics and What it Means for Business and Society

Autor: Eric D. Beinhocker

Link a Amazon

Un excelente libro de alta divulgación que nos ayuda a entender mejor qué es la economía y cómo está sufriendo una increible transformación ahora mismo, que pone en duda los modelos tradicionales que hasta ahora estamos utilizando.

La tesis central del libro es explicar cómo la matemática y física de la complejidad (lo que a veces llamamos “teoría del caos”) nos permite una reinterpretación completa de la economía, analizándola desde la perspectiva de la teoría de la evolución, y entender que el origen de la riqueza consiste básicamente en crear conocimiento a partir de una serie de procesos de selección.

El libro está dividido en cuatro partes: la primera es una presentación sucinta pero muy bien argumentada de qué es la economía clásica. La tesis central de esta sección es que buena parte de la teoría económica actual se sustenta en una serie de desarrollos matemáticos de siglos anteriores que veían a la economía como un caso particular de teoría del equilibrio basado en el modelo de física newtoniana y en unas suposiciones sobre cómo nos comportamos los humanos que no tienen ninguna equivalencia en el mundo real. Es necesaria la creación de una nueva teoría económica.

La segunda parte explica de forma genérica la física de la complejidad y en cómo está empezando a transformar la teoría econónica. La tercera parte es una excelente introducción a la teoría de la evolución por selección desde una perspectiva algorítmica. Es decir, la evolución no es un proceso meramente biológico sino que es como un software, que procesa todo tipo de información siguiendo unos parámetros muy precisos. Así, es posible entender la economía como un proceso evolutivo por selección, pero no meramente de forma metafórica sino de forma absoluta, analizando cómo el algoritmo de la evolución selecciona planes de negocio en un mercado en función de su fitness.

La última parte presenta todo tipo de implicaciones prácticas que esta nueva forma de entender la economía (teoría de la complejidad + teoría de la evolución) tiene en el desarrollo de las empresas y nuestra economía. Es realmente una parte aplicada, con recomendaciones más que razonables para alguien responsable de una empresa. Me ha gustado especialmente la recomendación de imitar el proceso evolutivo de los mercados en una empresa, desarrollando planes de negocio abierto, donde se llevan a cabo diversos experimentos en paralelo y luego se selecciona y mejora aquellos que mejor se adaptan a los objetivos de la empresa. Muy contrario a la tradicional imagen del CEO como un visionario que tiene claro el camino a seguir y pone todos los esfuerzos y recursos de la empresa en esa visión, convencido de que acertará.

El libro me ha acabado de convencer de algo que me daba vueltas la cabeza desde mis lecturas de Taleb: Si queremos entender este mundo mínimamente y evitar catástrofes, hemos de abandonar la idea de un futuro bien definido que puede predecirse con seguridad y adoptar una perspectiva de “tinkerer”, probando diferentes cosas vía ensayo y error, e ir modificando y adaptando continuamente nuestros planes.

También me ha mostrado claramente la necesidad de entender con cierto detalle las matemáticas de la teoría de la complejidad si uno tiene la intención de modelar, aunque sea mínimamente, cualquier proceso real.

El libro es claro en todo momento, muy informativo y una delicia de lectura.

Last but not least, un millón de gracias a Carlos por recomendármelo.

La Incredulidad del Padre Brown

Reseña Número 2!

La Incredulidad del Padre Brown

G. K. Chesteron.

Valdemar

Link a Amazon.es

Borges dijo que las historias del Padre Brown se seguirían leyendo mucho después de que las novelas policíacas dejaran de estar de moda. Chesterton era un gran escritor y los relatos breves del Padre Brown son fantásticos, al combinar la trama policíaca con un juego místico filosófico.

Todos los cuentos de este volumen (el tercero de la serie del Padre Brown) se organizan desde la paradoja; el crimen siempre tiene un formato imposible (buena parte de los asesinatos tienen lugar en una habitación supuestamente cerrada, a la que ningún asesino debería haber podido entrar) y la forma de explicar el caso del padre Brown hace pensar más en Maese Eckhart que en Sherlock Holmes. 

Todas las historias se montan siempre desde una confusión de identidad. Siempre hay alguien que resulta no ser quien dice ser. Y aunque sabemos de sobras el truco, en cada cuento, creemos saber quien es el asesino hasta que en las últimas páginas Chesterton nos da un mazazo en la cabeza al darnos cuenta de que todos nuestros supuestos estaban equivocados.

 

Personalmente, creo que este género de la novela policíaca mística prácticamente nació y murió con Chesterton, otros autores que han intentado el género, Murakami, Auster, han escrito buenas novelas pero son demasiado literarias y filosóficas y  finalmente poco policíacas. Chesterton consigue lanzar su mensaje filosófico manteniendo al mismo tiempo las condiciones del género y atrapándote también con el misterio del crimen. Borges, seguramente consciente de ello, en lugar de escribir novelas policíacas metafísicas escribía falsas reseñas de novelas inventadas… 

Como curiosidad, la edición que he leído yo es una descatalogada, de Plaza y Janés. En el bloque en que vivo se ha montado de forma espontánea una forma de Bookcrossing en la que cuando un vecino renueva biblioteca deja todos los libros que ya no quiere a la entrada y si alguien encuentra un libro interesante se lo lleva. Así es como llego a mis manos el libro…

Manage your day-to-day

La primera de 52 reseñas!

Manage your Day-to-day: Build your routine, find your focus & sharpen your creative mind

Editor: Jocelyn K. Glei

Link a Amazon

Hay pocos libros de productividad como Getting things Done; la mayoría tienden o bien a ofrecer complejísimos sistemas que te obligan a gastar una cantidad enorme de tiempo para mantenerlos funcionando, o bien son verdades de perogrullo del tipo “No pases tanto tiempo en Faaaceeboook!”. Cuando son libros colectivos esos defectos se multiplican, pues las perogrulladas se repiten de autor en autor y la propuesta en principio razonable de un autor queda descartada por el siguiente, que propone exactamente lo contrario.

Manage your day-to-day no es Getting Things Done, pero tampoco es otro libro más de productividad de esos de abandonar leídas las veinte primeras páginas. La editora ha hecho un buen trabajo de recopilación y organización, con lo que las repeticiones son mínimas y el tono general es coherente entre autores.

Destacaría especialmente el tono general. En lugar de ser una colección de recetas geek para conseguir el inbox 0 o como aprovechar el tiempo mientras te calientas una taza de café en el microondas, el planteamiento general es mucho más razonable: como conseguir que la tecnología trabaje para ti en lugar de tu para la tecnología y poder disponer de mucho más tiempo para el trabajo creativo.

Eso no significa que no haya fallos. Hay repeticiones y perogrulladas -el mantra “don’t check email first thing in the morning” debe salir como cinco veces- pero he encontrado ideas muy interesantes. Así, me han gustado especialmente:

– El sabat tecnológico: tener un día fijo a la semana en que no utilizamos ningún cachivache electrónico

– Tener escritas dos o tres metas importantes para nosotros -actualizables cada tres meses-  y tenerlas presentes mientras nos peleamos con el email o las redes sociales. Intentar evitar cualquier acción que no repercuta positivamente en esas tres metas.

– Reservar una franja temporal semanal en el calendario -como si fuera una cita- para trabajo focalizado o creativo. Si nos proponen alguna reunión o similar para esa fecha insistir en que estamos ocupados.

– Intercalar tareas que requieran focalización con tareas mecánicas

Y finalmente, esta cita de una entrevista a Dan Ariely incluida en el libro. Da mucho que pensar:

“There was a study by Ralph Keeney showing that if  you estimate what percentage of human mortality comes from bad decision-making it will be about 10 per cent for people a hundred years ago. If you look at it these days, it is a little bit more than 40 percent. Why? Because as we invent new technologies, we also invent new ways to kill ourselves.”

El manifiesto paleo

Me ha sorprendido agradablemente la lectura de The Paleo Manifesto de John Durant. Me esperaba algo más simplón, un listado de recetas y cuatro lugares comunes sobre los cazadores-recolectores, pero se trata de un libro muy legible, bastante bien argumentado y que me está haciendo replantear algunas de mis costumbres.

La tesis central se sostiene bastante: de la misma forma en que un animal del zoo pilla muchas más enfermedades y tiene una vida bastante más miserable que un compañero en libertad, nuestras revoluciones -agraria, industrial, informacional- nos han ido alejando cada vez más de nuestro hábitat natural y tomamos medicinas y buscamos nuevos hábitos para solucionar problemas de salud que en realidad nos hemos creado con nuestros estilos de vida.

Está muy bien argumentada, por ejemplo, la caída en desgracia que significó originalmente el paso a una sociedad agrícola, por los déficits alimenticios que conllevó, más la extensión de las enfermedades infecciosas por vivir hacinados sin higiene, así como la lectura que hace de normas de pureza religiosa como sabiduría tradicional para evitar la extensión de infecciones.

El autor peca en algunos momentos de eso que los anglosajones llaman “cherry picking” y no sé muy bien como traducir al español: cuando una evidencia científica está en contra de la dieta paleo, no tiene muchos problemas en cuestionar su fiabilidad, pero cuando quiere eliminar los frutos secos de la dieta, parece olvidar que los cazadores recolectores también recolectan frutos secos y esgrime evidencia científica de su dificultad de digerir e incluso de su toxicidad. Por haber, tiene hasta un ad Hitleram cuando, hablando del veganismo deja caer, como el que no quiere la cosa, que Hitler era vegetariano y que los nazis fueron el primer gobierno en aprobar leyes estrictas en favor de los derechos de los animales. Pero en general Durant argumenta y se defiende bastante bien.

El libro me ha recordado mucho algunas tesis en Antifragile sobre la vía negativa y el efecto Lindy. Y, buena parte de las ideas sobre dieta que lanza allí Taleb -ayunos, potenciar los alimentos naturales, no comer a intervalos regulares, variar el tipo de alimento en función del día, olvidarse de eso de que el desayuno es la comida más importante del día, etc. se recogen también en este manifiesto paleo.

Y bueno, no creo que me ponga a cazar nunca, pero hago la promesa aquí de reducir carbohidratos, andar mucho más, y aprovechar todas las oportunidades para estar en ambientes naturales y tomar mucho más el sol.