La Incredulidad del Padre Brown

Reseña Número 2!

La Incredulidad del Padre Brown

G. K. Chesteron.

Valdemar

Link a Amazon.es

Borges dijo que las historias del Padre Brown se seguirían leyendo mucho después de que las novelas policíacas dejaran de estar de moda. Chesterton era un gran escritor y los relatos breves del Padre Brown son fantásticos, al combinar la trama policíaca con un juego místico filosófico.

Todos los cuentos de este volumen (el tercero de la serie del Padre Brown) se organizan desde la paradoja; el crimen siempre tiene un formato imposible (buena parte de los asesinatos tienen lugar en una habitación supuestamente cerrada, a la que ningún asesino debería haber podido entrar) y la forma de explicar el caso del padre Brown hace pensar más en Maese Eckhart que en Sherlock Holmes. 

Todas las historias se montan siempre desde una confusión de identidad. Siempre hay alguien que resulta no ser quien dice ser. Y aunque sabemos de sobras el truco, en cada cuento, creemos saber quien es el asesino hasta que en las últimas páginas Chesterton nos da un mazazo en la cabeza al darnos cuenta de que todos nuestros supuestos estaban equivocados.

 

Personalmente, creo que este género de la novela policíaca mística prácticamente nació y murió con Chesterton, otros autores que han intentado el género, Murakami, Auster, han escrito buenas novelas pero son demasiado literarias y filosóficas y  finalmente poco policíacas. Chesterton consigue lanzar su mensaje filosófico manteniendo al mismo tiempo las condiciones del género y atrapándote también con el misterio del crimen. Borges, seguramente consciente de ello, en lugar de escribir novelas policíacas metafísicas escribía falsas reseñas de novelas inventadas… 

Como curiosidad, la edición que he leído yo es una descatalogada, de Plaza y Janés. En el bloque en que vivo se ha montado de forma espontánea una forma de Bookcrossing en la que cuando un vecino renueva biblioteca deja todos los libros que ya no quiere a la entrada y si alguien encuentra un libro interesante se lo lleva. Así es como llego a mis manos el libro…

Advertisements

2 thoughts on “La Incredulidad del Padre Brown

  1. Ahí he de reconocer que me has sorprendido. Por muchas vueltas que le hubiera dado yo a cuál sería el libro de tu segunda reseña, no se me hubiera pasado por la cabeza el nombre de Chesterton.

    Estoy sorprendido y muerto de envidia. Primero porque leer a Chesterton es una de las experiencias más próximas a la felicidad que me puedo imaginar. La única cósa que para mi le puede superar es pasar una semana en un camping sin internet ni teléfono, yendo en bicicleta, cocinando y leyendo a Chesterton.

    Y segundo porque los clásicos siempre están ahí, son como los padres, siempre está la oportunidad de leerlos y uno siempre lo va aplazando para ceder a novedades. Y haciendo haciendo me temo que uno puede acabar llegando a su último día y preguntarse: ¿Qué diantre he hecho yo con mi vida leyendo toda esa basura y dejando a Chesterton virgen en la estantería? Eso a tí ya no te pasa :).

    Por otro lado, es curioso que asome Chesterton en este blog. Cuando leía “Antifragility”, me venía a la mente continuamente. Chesterton es el último gran apologeta del catolicismo. Y es el único camino imaginable que puede conducir de regreso a una persona moderna, inteligente y culta al redil de la iglesia (y cuidado que no hablo de la Fe, eso ya no tiene remedio :).

    Taleb está haciendo un camino parecido, de acercamiento a la tradición cristiana para construir defensas epistemológicas contra el racionalismo naif, pero sus raíces ortodoxas lo llevan por caminos diferentes a Chesterton. Tengo la impresión de que algún día se encontrarán.

    • Bueno la verdad es que escogí Chesterton por influencia de Taleb, pero indirecta. Ya comentamos el efecto Lindy y de la importancia de leer clásicos, así que decidí que en mis lecturas semanales iba a intercalar novedades y clásicos. ¡Y tengo previsto más Chesterton!

      Pero es cierto que hay mucho en común en las ideas de la via negativa o el papel de la religión en Chesterton y en Taleb. A pesar de ser cuentos policíacos, Chesterton también aprovecha para reflexionar sobre las implicaciones de creencia y escepticismo. Este fragmento me resultó especialmente interesante:
      “Es lo que yo llamo sentido común, hablando con propiedad -repuso el padre Brown-, creo mucho más lógico creer en una historia sobrenatural, que en una historia verosímil que contradiga cosas que podemos conocer. Si usted me dice que el gran Mr. Gladstone, en sus últimas horas, fue rondado por el fantasma de Parnell, yo me mostraré agnóstico. pero si usted me dice que Mr. Gladstone, cuando fue presentado a la reina Victoria, no se quitó el sombrero al entrar, golpeó a la reina en la espalda y le ofreció un cigarillo, entonces no seré agnóstico. No es imposible; es sólo increíble. Y, sin embargo, tengo mayor certeza de que no tuvo lugar y de que el fantasma de Parnell no se apareciese, pues aquello infringe las leyes del mundo que conozco.”
      Del cuento: “La maldición de la cruz dorada”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s