Elogio de la pasividad

A través de un post de Bryan Caplan, he llegado a este ensayo del filósofo Michael Huemer. Su argumento es poderoso:

Los médicos medievales no tenían ni la menor idea de cómo funciona el cuerpo humano y la causa de las enfermedades. Como resultado sus intervenciones, básicamente sangrías, no tenían ningún efecto positivo y, generalmente, agravaban la enfermedad. En su situación, la acción óptima, de cara a la curación del paciente, era la de abstenerse de intervenir.

Los sistemas sociales son tan complejos como el cuerpo humano y los entendemos tan poco como los médicos medievales entendían la fisiología y la patología, por lo tanto:

Unsatisfying as it may seem, the wisest course for political agents is often simply to stop trying to solve society’s problems.

(Aunque pueda parecer insatisfactorio, la acción más sabia que pueden tomar los agentes políticos es dejar de intentar solucionar los problemas de la sociedad).

New York Transit Map

Image

Es un mapa interactivo de New York donde, tras clickar en un punto, nos dibuja en formato de colores los tiempos de recorrido a distintos puntos con transporte público.

http://project.wnyc.org/transit-time

Cuando yo vivía en Barcelona estaba obsesionado con hacer un mapa como éste con las distancias a partir de mi casa. Qué felicidad descubrir que hay tios tan tarados como uno en el mundo! Es lo que tiene Internet.

 

Breve introducción al mundo del haiku

Título: The Art of Haiku: Its History through Poems and Paintings by Japanese Masters

Autor:  Stephen Addiss

Editorial: Shambala

Link a Amazon

Borges decía en El Aleph que la literatura no tenía nada de especial y que era fácil encontrarla en cualquier conversación casual. En las 10 reglas para la escritura Elmore Leonard, afirmaba que cuando leía un párrafo suyo y sonaba a “literatura” inmediatamente lo volvía a escribir para que fuera más natural. Los haiku, según nos explica Addiss en este libro, se encuandran en una misma línea.

Los haikus son brevísimos poemas de tres líneas de 5, 7 y 5 sílabas respectivamente. En japonés normalmente se imprimen o escriben en una sola columna. Sin embargo, esta regla formal de cuenta de sílabas no es tan importante pues muchos autores deciden, en función de la historia a contar, cambiar el número de sílabas del poema. Basho, el autor que institucionalizó el haiku como género literario de alto nivel en japón por allá el siglo XVII no tenía problemas en escribir poemas de 5-10-5; 7-7-5 o lo que le viniera en gana.

Así pues, aparte de la brevedad, ¿qué define a los haiku? En primer lugar, su cercanía a la naturaleza; los haikus tienden a explicar breves historias del mundo animal y vegetal; cuervos, cigarras, dientes de león, crisantemos y referencias al tiempo atmosférico y las estaciones.

La forma de establecer esta relación tiende a ser formalmente objetiva: hay una descripción de la realidad observada en un momento determinado, sin que los sentimientos del poeta se establezcan de forma explítica. La sintaxis y el vocabulario son las del lenguaje cotidiano y se alejan lo más posible de cualquier aspecto literario.

El haiku también huye de un lugar común de la poesía japonesa y china de hasta entonces que son las referencias literarias a obras anteriores. Para poder entender una tanka (el antepasado cercano del haiku, con una estructura de 5-7-5-7-7 sílabas) uno tenía que haber digerido las diferentes antologías de poesía china de la época. En cambio el haiku describe un evento acaecido en un momento concreto y la mayoría de las veces no hay referencias intertextuales.

Cuando las hay, normalmente son referencias a otros haikus. Por ejemplo, hay muchas variaciones del clásico poema de Basho sobre la rana y el estanque:

Viejo estanque

Las ranas saltan dentro

el sonido del agua

(La traducción es mía, directo del inglés, sin preocuparme en cuadrar sílabas)

Si que hay, a través de la historia misma del haiku, convenciones que asocian, por ejemplo, tipos de animales y estaciones. Así, las ranas, golondrinas o cerezos en flor simbolizan la primavera; la garza, los sapos a los lirios representan el verano; las tormentas eléctricas, saltamontes o libélulas son símbolos del otoño y la escarcha, nieve, lechuzas o árboles sin hojas codifican el invierno.

El poder literario del haiku reside básicamente en sugerir una historia a través de la breve imagen descrita en esas tres líneas. Como decía Basho, invitan a descubrir lo extraordinario en lo quotidiano.

Los haikus así se limitan a presentar imágenes, no hay moralejas, ni principios filosóficos, simplemente la invitación a disfrutar de un día de verano o recordar el frío implacable de un duro invierno. Las emociones del poeta están implícitas en la imagen y prácticamente nunca salen a la superficie. El secreto final del haiku es lograr, a través de esa imagen, en un proceso empático, despertar una emoción similar a la que sintió el poeta al contemplar la escena.

El haiku tiene bastantes conexiones con el zen, basándose en esa idea básica de “Esto y ya está”: focalizarse completamente en el aquí y el ahora. Y algunos maestros zen fueron grandes autores de haikus; pero también es cierto que hay muchos poetas de haikus que no tenían ninguna conexión con el zen.

Aparte, hay una variante del haiku, el Senryu que tira más hacia lo sarcástico y escatológico, nada religioso. Un ejemplo, esta parodia/homenaje al haiku de la rana de Basho de humor bastante negro:

El guardián del puente avisa

“Ya ha saltado otro”

El sonido del agua

Una de las cosas que más me ha fascinado de esta historia de los haiku es como habían escritores profesionales de haiku, como el mismo Basho que llevaba a cabo largos viajes a pie, atravesando grandes zonas de Japón e iba escribiendo haikus según observaba imágenes relevantes.

Estructuralmente, los haiku tienden a tener dos partes, que pueden ser las dos primeras lineas que forman una unidad y luego la tercera que funciona de conclusión. Un haiku común es plantear como una especie de “adivinanza” en los primeras líneas que luego se “soluciona” en la tercera. Por ejemplo:

Al final no pasó nada

Aunque ayer me tomé

Sopa de fugu

(Basho)

Otras veces, no hay una conexión clara entre la tercera línea de conclusión y la historia de las dos primeras, y es el lector el que ha de encargarse de hacerla por su cuenta:

Silencioso zumbido

Del grillo en el pino

Taza de Té Negro

 

El autor dedica una parte significativa del libro a explicar que aunque los haikus no tengan rima, si se trabaja mucho el ritmo en ellos, a través de la repetición y la aliteración pero, claro está, todo eso se pierde al traducir el japonés al inglés o el español.

El libro en sí es muy recomendable: mantiene las partes eruditas al mínimo, y se dedica sobre todo a explicar de forma clara los haikus. Como no tengo ni idea de haikus no sé si la antología que ha seleccionado son los mejores haikus posibles, pero sí puedo decir que me lo he pasado muy bien leyéndolos.

Para acabar, cuatro ejemplos:

Último día sin luna del mes

Un cedro de mil años

Abrazado por la tormenta

(Basho)

Cuando el hacha golpea

Una fragancia sorprendente

Árboles de invierno

(Buson)

Las primeras nieves

Que criatura se ha

meado allí?

Kikaku

Lobos

Aullando en armonía

tarde de nieve

(Joso)

Esa peste llamada Facebook

He encontrado este post donde hacen una reseña de un reciente estudio que plantea que la expansión fulminante de las redes sociales tipo Facebook sigue un patrón típico de epidemias emergentes, con un aumento exponencial inicial, un estancamiento y un decrecimiento enorme posterior.

Según esto estaríamos en el umbral del principio de la decadencia de Facebook. Yo ya he cumplido mi parte en el proceso y me di de baja hace tiempo.

Premortem: Un mecanismo sencillo para tomar decisiones importantes

Siguiendo con el tema necrológico del post anterior sobre las momias -aunque solo sea por el nombre- me gustaría llamar la atención de este post de Farnam Street sobre la técnica para tomar decisiones inventado por Gary Klein. El premortem.

La idea es muy simple, a la hora de decidir si  una empresa, grupo de investigación, etc ha de dar un paso importante o no, se divide al equipo en dos grupos y se les pide que se imaginen como será la empresa,institución, grupo de investigación etc. un año después de haber decidido tomar ese paso. 

Uno de los grupos imagina que ese paso ha sido un desastre total mientras que el otro imagina que ha sido un éxito absoluto. Los dos grupos han de ser lo más sinceros posibles y explicar con una serie de argumentos o, aún mejor, con una historia lo que ha pasado y cuáles han sido las causas de ese éxito o fracaso.

Luego se ponen las historias y razonamientos en común se sospesan pros y contras y se toma una decisión.

Automomificación – Sokushinbutsu

Hoy a la hora de comer (seguramente no era el momento ideal), Carles Lalueza nos ha explicado en qué consiste la automomificación, una práctica antigua de algunos monjes budistas en Japón buscando la santidad.

Podéis encontrar fotos, referencias y una detallada explicación del proceso en los links:

http://www.webcitation.org/query?url=http://www.geocities.com/gabigreve2000/mummiesinjapan.html&date=2009-10-25+22:27:08

http://www.escalofrio.com/n/Curiosidades/Auto_Momificacion_Ritual_en_Japon/Auto_Momificacion_Ritual_en_Japon.php

 

Resumiendo el proceso (largo) para convertirse en una momia consistía en lo siguiente:

Etapa 1 – 1000 días comiendo exclusivamente semillas y frutos secos silvestres mientras se sigue con la vida ordinaria. Al cabo del periodo, el individuo ha perdido casi toda su grasa, que es un tejido que se corrompe rápidamente tras la muerte.

Etapa 2 – 1000 días comiendo sólo pequeñas cantidades de corteza y raíces de pino. Con esto se consigue convertirse en un esqueleto viviente. Al final de esta etapa se comienza a tomar un té venenoso que va empapando los tejidos del sujeto de manera que inhiba el crecimiento de larvas de insectos tras la muerte.

Epata 3 – 1000 días. Se encierra al monje en un sarcófago de piedra con sólo un pequeño orificio para que pueda respirar y se le da una campana que toca una vez al día para indicar que sigue vivo. Cuando la campana deja de sonar, se sella el agujero y se espera al final de los 1000 días para ver el resultado del proceso.

Cuando se abre, en unos pocos casos se ha logrado la momificación (15-30 casos conocidos) y se alcanza gran fama. En otros el cuerpo se ha descompuesto y se reconoce el esfuerzo realizado.

Vamos, ahora que ya todo el mundo sigue la dieta paleo, los que quieran estar realmente a la última se tienen que pasar a la dieta Sokushinbutsu.

¡Buena suerte!

El pánico a la insignificancia

Image

Las personas están expuestas hoy en día de forma continua e intensa a la presencia de los triunfadores. Los medios bombardean con historias de empresarios a los que todo les ha salido bien, galanes adorados por rebaños de adolescentes, escritores leídos y admirados por millones. Y luego uno se mira al espejo y ¿qué ve? Mediocridad.

En otros tiempos, se sabía que existían los grandes triunfadores pero eran una realidad abstracta y lejana. En el día a día, el contacto de los sentidos era con gente mediocre como uno mismo con aspiraciones y actitudes similares. En ese contexto el individuo se sentía relajado, parte de un grupo y contento con su lote.

En cambio hoy se vive en un estado de constante comparación con los mejores. La tele nos los mete en casa como si fueran la normalidad (nuestro cerebro lo interpreta así) y Mr Average entra en pánico porque no estará nunca a la altura y se consume pensando que pasará por este mundo sin que nadie se hay fijado nunca en él.

 Y todo esto lleva más allá. Como explica en esta reseña de  The Fear of Insignificance: Searching for Meaning in the Twenty-first Century de Carlo Stenger (quien me iba a decir a mí que citaría aquí la obra de un psicoanalista), este pánico lleva a las personas a una carrera de superficialidad que erosiona los principios y valores que son el cemento de la vida social y la base de la satisfacción personal.

Tiempos complicados nos ha tocado vivir.

The Origin of Wealth

Título: The Origin of Wealth: The Radical Remaking of Economics and What it Means for Business and Society

Autor: Eric D. Beinhocker

Link a Amazon

Un excelente libro de alta divulgación que nos ayuda a entender mejor qué es la economía y cómo está sufriendo una increible transformación ahora mismo, que pone en duda los modelos tradicionales que hasta ahora estamos utilizando.

La tesis central del libro es explicar cómo la matemática y física de la complejidad (lo que a veces llamamos “teoría del caos”) nos permite una reinterpretación completa de la economía, analizándola desde la perspectiva de la teoría de la evolución, y entender que el origen de la riqueza consiste básicamente en crear conocimiento a partir de una serie de procesos de selección.

El libro está dividido en cuatro partes: la primera es una presentación sucinta pero muy bien argumentada de qué es la economía clásica. La tesis central de esta sección es que buena parte de la teoría económica actual se sustenta en una serie de desarrollos matemáticos de siglos anteriores que veían a la economía como un caso particular de teoría del equilibrio basado en el modelo de física newtoniana y en unas suposiciones sobre cómo nos comportamos los humanos que no tienen ninguna equivalencia en el mundo real. Es necesaria la creación de una nueva teoría económica.

La segunda parte explica de forma genérica la física de la complejidad y en cómo está empezando a transformar la teoría econónica. La tercera parte es una excelente introducción a la teoría de la evolución por selección desde una perspectiva algorítmica. Es decir, la evolución no es un proceso meramente biológico sino que es como un software, que procesa todo tipo de información siguiendo unos parámetros muy precisos. Así, es posible entender la economía como un proceso evolutivo por selección, pero no meramente de forma metafórica sino de forma absoluta, analizando cómo el algoritmo de la evolución selecciona planes de negocio en un mercado en función de su fitness.

La última parte presenta todo tipo de implicaciones prácticas que esta nueva forma de entender la economía (teoría de la complejidad + teoría de la evolución) tiene en el desarrollo de las empresas y nuestra economía. Es realmente una parte aplicada, con recomendaciones más que razonables para alguien responsable de una empresa. Me ha gustado especialmente la recomendación de imitar el proceso evolutivo de los mercados en una empresa, desarrollando planes de negocio abierto, donde se llevan a cabo diversos experimentos en paralelo y luego se selecciona y mejora aquellos que mejor se adaptan a los objetivos de la empresa. Muy contrario a la tradicional imagen del CEO como un visionario que tiene claro el camino a seguir y pone todos los esfuerzos y recursos de la empresa en esa visión, convencido de que acertará.

El libro me ha acabado de convencer de algo que me daba vueltas la cabeza desde mis lecturas de Taleb: Si queremos entender este mundo mínimamente y evitar catástrofes, hemos de abandonar la idea de un futuro bien definido que puede predecirse con seguridad y adoptar una perspectiva de “tinkerer”, probando diferentes cosas vía ensayo y error, e ir modificando y adaptando continuamente nuestros planes.

También me ha mostrado claramente la necesidad de entender con cierto detalle las matemáticas de la teoría de la complejidad si uno tiene la intención de modelar, aunque sea mínimamente, cualquier proceso real.

El libro es claro en todo momento, muy informativo y una delicia de lectura.

Last but not least, un millón de gracias a Carlos por recomendármelo.